Autor

Manel Queralt

En una mano podría llevar un cubo y, en la otra, una brocha. De vez en cuando se detendría y, a tientas, podría empezar a pintar el aire. Porque aunque nadie lo haya visto no impide, sin embargo, que no pudiera hacerlo, o incluso que ahora, ahora mismo, lo estuviera haciendo.

A pesar de que a menudo hablaría solo, o lo podría parecer, podría decir también que “si sacamos cuentas, gran parte del tiempo, del tiempo de cada día, se entiende: nos lo pasamos sin hablar con casi nadie o, si lo hacemos, lo hacemos en forma de monólogo.”

Sus poemas serían un amasijo de sentimientos, mezcla de la angustia más profunda y, a la vez, de la alegría de vivir más exultante, con lo que probaríamos realmente nuestra hipótesis sobre el cubo y la más que probable composición de su contenido. Palabras que justificarían “una necesidad imperiosa de agujerear el aislamiento y expulsar lo que hay tras estos impertinentes silencios”.

Un día, nos podría llegar a confesar sus miedos -previa relación de profunda amistad, por otro lado, difícil-, que en el cubo habría, según palabras textuales suyas, “mucha mierda”. Y si otro día pasara y llegásemos a intuir que es él -realmente, y dada la situación, es del todo improbable-, podríamos oírlo refunfuñar “un monólogo que dispara una voz que es otro monólogo y así hasta el límite, ininterrumpidamente, hasta la desesperación, la muerte.”

Todos los poemas que tuvieran que ser escritos, formarían parte de un proyecto que no sabría si sería capaz de alcanzar -vaciar a menudo el cubo, claro está. Una forma más, como cualquier otra, de no estar muerto.

Estilo

“La palabra como vida, la densidad del proceso creativo, nos llevan a la poesía existencial de un solitario.” David Castillo Buïls– Poeta, biógrafo y novelista

“La concepción del mundo, del hombre y de la existencia humana, la suya es una poesía de pensamiento, una poesía que tiene como objetivo central propiciar el acto de pensar. Pero no se trata de una poesía puramente intelectual porque, aunque es rica en conceptos filosóficos «está llena de implícitos metafísicos», es una poesía intensamente apasionada que hace latir el corazón y propicia estados de ánimo difíciles de definir a priori.” Francesc Torralba – Filósofo y Teólogo Laico

“Manel Queralt no se limita a dejar que sus versos, su palabra poética, expresen espontáneamente y irreflexiva sus sentimientos y su visión del mundo en el que vivimos, sino que emplea estas palabras de siempre (metáforas, imágenes, recursos utilizados por los poetas), para recorrer e iluminar todos los rincones de la existencia con el ánimo de mostrarnos su dialéctica, los movimientos tortuosos del individuo de hoy, su desazón, dentro de un mundo tan complejo.” Daniel Casas i Llimós (Artés, 1961 – Manresa, 2010) – Filósofo y escritor

“… Tiene algo de corredor de fondo, de aquel personaje poco proclive al gregarismo y que va marcando su propio tempo a la hora de producir una poesía comprometida en el intento de hablar del lado más oscuro del ser humano, lo que supone un ejercicio de generosidad entroncado con la idea de un arte al servicio de la comprensión de la vida.” Miquel-Lluís Muntané – Sociólogo, escritor y traductor

Poesía en catalán

1990 Xiscle
1992 Ena menys una
1995 Druda
2000 Trit
2004 Miserere
2004 Vacu, l’ésser sofrent
2005 Nicis
2007 Ecs, perpetuum mobile
2007 Atziacs
2007 A furt – Obra poètica 1990-2006
2008 Bra, llavis negres
2011 Fora, en estat de sense sostre
2012 Excretòria
2015 Brosta, verd sobre verd – Web 2.0

Traducciones l’español

2004 Chillido (por Isabel Foo)
2005 Ene menos una (por Isabel Foo)
2006 Druda, el vigilante de la obra (por Isabel Foo)
2009 Vacu, el ser sufriente

Otras traducciones

Vacu, izaki sufritzailea
(Euskera: Jon Elordi)

Vacu, o ser sufrinte
(Gallego: María Cuiñas)

Vacu, the suffering being
(Anglés: Ángel Mirou)

バクー 苦悩する者
(Japonés: Yukiko Kimura)

바꾸 고통의 존재
(Coreano: Mihwa Jo i Singyu Kang)

Manel Queralt
Manel Queralt i Utrilla
(Barcelona, 1959)
Poeta e ingeniero informático